Make your own free website on Tripod.com
Poesia de Salvador Vanegas
 

Mi niño

Mi niño percute
el centro de mi pecho,
sonríe en el fondo
de mí existir

Mi niño acurruca el tiempo
en su inocencia,
lleva sutil mi contraseña
en unión cósmica  y musical

Conduce mi ADN
río arriba en su mirada,
sabiéndose  gaviota
en plan de vuelo,

En azahares con ventanas
veo azules sortilegios,
básicamente es mi niño
completamente mi objeción.

SVG



Concepción previa

No hubo concepción previa en lo primero
ni hay sonetos clásicos anteriores
encadenando textos de gran magnitud
poniendo el punto final
a lo que ya no es mío;

Ni el mundo de los vectores,
ni la pequeña ciudadela de inmensas minorías
dan ventajas al prejuicio
ni prejuicios a las ventajas,
bailarina de negro entre fondos
encendidos de escarcha,
en la palma de la mano siento
el instrumento en lo que entrego.

SVG



Liturgia

Un horizonte tiñe la liturgia
de color plata
y los que ignoran el sonido
tendrán que oír
la importante reverencia
al romance
dulce y seductor,
que define proyecciones
consideradas escenarios,
que suele venir como estampida
dejando víctimas actuando trágicamente
en el fin del desarrollo.

Salvador Vanegas


Espera

En el oscuro ocaso de la tarde
cuando ya nadie navega por la vía lactescente del caos,
dibujo en el rincón de mis sienes
los peldaños donde suban presurosos tus desvelos,

Estoy diseñando la cuna para acomodar tu sombra,
la luna para descansar tus pupilas
y las manos que sostengan fuerte tus ansias.

En sorbos me bebo el tiempo
y a mordiscos el segmento del vacío,
donde los colores colocan noctámbulos estandartes
espantados se reclinan los ecos de tus pasos,

Una hora es torcida por el peso arrogante de la cercanía del crepúsculo
y yo sigo dibujando mi noche en pergamino,
tu figura en mis sonidos,
tu sabor en mis bolsillos,
taladrando sin sentido
los piélagos húmedos
desolados y desbastados
ya de no tenerte.

Salvador Vanegas G.
27 Septiembre de 1997

Nicaragua

En el confín de tu evocación
estoy sentado dibujando astros
que caen en la rivera, develando los matices
del lumbre que llevas dentro

Escrita está en la arcilla la huella
de tu marginal presencia
cuando te desnudaban,
ahora sin importar por que lo hacían

Cuando el mundo gira a la velocidad
del resplandor parece no querer saber que
el tiempo se agota junto con la paciente
presunción de que te socorran los bufos espejismos

Serás posiblemente la reina de los que rodean
los enclaves modernizantes de pobre espíritu
o la servidora de quienes dicen servirte, consuélate
que pronto pasa este día, mi Nicaragua.

Salvador Vanegas G.
Noviembre de 1997


Canto a la Vida

La vida canta en el horizonte del vacío
en donde la esperanza ha podido disipar la niebla

Canta desde la cima de veloces fríos transparentes,
taciturnos ocultos, iluminados y profundos

En la cima canta como suspiro suplicante
de lo etéreo o estrujante agonía del olimpo

Canta la vida canta,
en el tiempo habitado por nirvana
azul el confín,
amarillo el pentagrama,
rojo insaciable el desvelo

Cuando encuentra el eco sustentado
canta,
cuando sabe que su limite
está en tu existencia misma,
canta,
acaso no oyes su canto?
deja cantar a la vida en el coro
que reclama un atril para amar
pues el que ama para vivir
también vive para cantar.

Salvador Vanegas G.
Diciembre de 1997